Tengo que reconocer que el gobierno federal sin ningún titubeo y con mano firme salido adelante con el propósito de no dejar que el pueblo canadiense cayese en pánico y desasosiego con todas las medidas urgentes y drásticas que implico la pérdida de empleos y cierres de negocios.

El año 2020 nos sorprendió con algo nunca visto por nuestra generación, la puesta en pausa de nuestro mundo tal y como lo conocíamos. Lo anterior fue tan sorprendente que lleno de miedos y ansiedad a casi toda la humanidad; sin embargo, cada país abrazo la tan dichosa “Pandemia:” de un modo distinto hoy solo hablare de este mi amado y respetado Canadá y obviamente me centrare en el tema migratorio. Muchos países por no decir la mayoría cerraron de inmediato las fronteras u algunos emitieron políticas migratorias para sacar a todo aquel que no fuese nacional, por el contrario, Canada este país lleno de bondad y principios se dedicó a tratar a todos los miembros de la sociedad como iguales y afanosamente sin dudarlo emitió medidas buscando proteger el bienestar social. Esto como humanidad creo firmemente que hay que aplaudirle a este país lleno de compasión y amor por el prójimo cuando esa bandera rojiblanca se ondea nos dice que estamos presentes para ayudar.

Tengo que reconocer que el gobierno federal sin ningún titubeo y con mano firme salido adelante con el propósito de no dejar que el pueblo canadiense cayese en pánico y desasosiego con todas las medidas urgentes y drásticas que implico la perdida de empleos y cierres de negocios dejando a cientos en incertidumbre y desasosiego. El gobierno federal y el provincial, refiriéndome, a Ontario no dudaron en un momento récord sacar un plan de emergencia para darle esa paz mental a su sociedad. Creo que fue un plan digno y con espíritu solidario teniendo en cuenta el ser humano, a pesar que hay muchos detractores de las políticas implementadas por el gobierno federal liderado por el partido liberal, hay que reconocer que a pesar la emergencia la sociedad se ha mantenido con las necesidades básicas cubiertas y que dentro de lo repentino y aplastante de la situación, la parte humana de Canada, su pueblo, fue cuidado y aquí diré que sin tener en cuenta etiquetas migratorias estos auxilios implementados asistieron a miles de residentes permanentes que cumplían con su estatus de temporalidad.

El ministerio de inmigración a pesar de que no ha contado con su planta humana al 100 por ciento y ha trabajado con el treinta y cinco porcientos de su capacidad NO parado un solo día y adicionalmente, creo soluciones y medidas para mejorar las circunstancias de personas ya en el país. Si sé que, si están leyendo, me pueden decir que tomaron mucho tiempo en tomar decisiones y otras cosas más, pero aquí es donde mi lema de mirar el vaso medio lleno y no medio vacío toma fuerza. Pues si trabajando con menos de la mitad del personal, el ministerio No paro sus evaluaciones, y creo nuevos procesos internos políticas públicas tales como la posibilidad que personas con estatus de visitante dentro del país pudiesen cambiar a trabajadores y/o estudiantes además extendió el tiempo de restauración de 90 días hasta diciembre 31, 2020. La visión del ministerio humanitaria nunca quito la mira en atender nuestra realidad migratoria sin rechazar ni dejar de valorar a los inmigrantes; de hecho, a los estudiantes internacionales les brindo herramientas para que sus estudios ni beneficios sufrieran trastornos. En realidad, el 2020 fue un año en donde la visión del ministerio de inmigración tuvo visión perfecta 20/20 aplausos y mis respetos al ministerio de inmigración al gobierno federal y provincial por guarda la tradición y el espíritu de nuestro Canadá como un pueblo humanitario que siempre busca el bienestar de la sociedad.

Yo soy Angelica Gonzalez-Blanco y con agradecimiento a mi casa editorial por dejarme expresar lo bello y lo agradecido que ha sido este año en materia migratoria me despido no sin antes desearles a todos los lectores de este semanario felices fiestas y invitarlos a que enfrentemos nuestra realidad con una mira positiva y agradecida porque vivimos en uno o por no decir el mejor país del mundo. Felices Fiestas y el mejor de lo mejor para el año 2021.

Por ANGELICA GONZALEZ BLANCO de LA PORTADA CANADA