Lo que debemos valorar es que tenemos el privilegio de ser adoptados como ciudadanos de Canadá, acto que hay que valorar y llevar la nueva nacionalidad con honor y respeto. Aplaudo los cambios porque esto premiara a todos aquellos que realmente quieren hacer de Canadá su nuevo hogar y contribuir en nuestra sociedad.

2014-06-SCL-13-February-2014-4

Cuando escribo mi columna es siempre con el ánimo de educar, explicar y expresar mi opinión con respecto a los diferentes temas dentro de la ley de inmigración a Canadá. A pesar que mis últimas columnas han analizado lo duro que ha sido el Ministerio de Ciudadanía en Inmigración de Canadá en relación a las políticas migratorias y las restricciones hechas a las mismas que en algunos casos, como lo tratamos en la columna pasada, un poco segregacionales, con relación a la posición de los inmigrantes en territorio canadiense. Hoy tengo que reconocer que el nuevo proyecto de ley denominado Bill C24, que pretende modificar la Ley de Ciudadanía vigente proveniente del año 1977, esta de aplaudir.

La ciudadanía es un privilegio que un país otorga aquellos que cumplan con la legislación propia de su jurisdicción. Pero déjenme ir un poco más allá, deseo compartir como las políticas para determinar la ciudanía están dadas en el mundo jurídico y las legislaciones alrededor del mundo.

Dependiendo del país y su organización política, la ciudadanía se puede adquirir por uno de los tres principios de derechos o la combinación de los mismos denominados en latín como JUS SANGUINI, (derecho de Sangre); JUS SOLIS (derecho de suelo); JUS HABITANDI (derecho de residencia) algunos países escogen uno u el otro o la combinación de alguno de ellos todo dependen de la sistema legal, de la historia y el ordenamiento jurídico de cada nación.

Para ser más explícita el derecho de sangre confiere la ciudadanía por los vínculos sanguíneos con los familiares hasta cierto grado de consanguinidad algunos países como Italia, y España este llega hasta la cuarta generación.

En Canadá nuestra legislación determina hasta el segundo grado de consanguinidad.

El denominado derecho de suelo, es aquel que permite la adquisición de la ciudadanía aquellos nacidos en territorio nacional, cosa que sucede en nuestro país; a contrario de otros países como Alemania que anteriormente No otorgaba la ciudanía a la persona nacida en su territorio sino tenían vínculos de sangre con un nacional de la misma forma sucedía en la antigua Unión Soviética.

El derecho de residencia, es aquel permite atreves de la residencia permanente en un lugar a un individuo se le da la oportunidad, como privilegio, de convertirse en ciudadano por adopción a ese determinado país. En nuestro caso, en Canadá, hoy día, si usted es residente permanente canadiense y ha permanecido 1095 días en el país en un periodo de 1460 usted puede solicitar su ciudadanía Canadiense… Pero esto de acuerdo con el anuncio del proyecto de ley C24, cambiará en un tiempo no muy lejano.

Los cambios buscan determinar un mayor compromiso con la intensión de residir en Canadá. El proyecto establece que el solicitante deberá residir en Canadá 1460 (4 años) de 2190 (6 años) con la novedad que el solicitante deberá estar 183 días en cada año de esos 4 años para calificar.

Además de que debe comprobar que domina uno de los dos idiomas oficiales del país. Esto demuestra que el ministerio quiere y le aplaudo darle el privilegio solo a aquellos que de verdad quieran hacer de Canadá su país y que porten con orgullo ese pasaporte azul que tanto respeto tiene en el mundo.

Dentro de las reformas está consagrada la posibilidad de REVOCACION de la ciudanía a aquellos con doble ciudadanía en determinados casos tale como condena por espionaje, terrorismo, traición al trono entre otros. El proyecto consagra una ventaja para aquellos que decidan servir en las filas de nuestro ejército.

Hoy siento que debemos reconocer que el ministerio está a tono a la realidad y formula unos cambios que buscan la protección de nuestra nacionalidad.

Soy Angélica González-Blanco y desde mi escritorio me despido, no sin antes decirle que esta es su columna para compartir experiencias con toda nuestra comunidad informando responsablemente… nos vemos en la próxima.