Inmigración

Julio, 31.- El pasado 15 de julio, nuestro Primer Ministro Harper realizó varios cambios en su gabinete, entre esos, el del ministro de inmigración.

Para esta nueva cartera fue nombrado Chris Alexander un parlamentario joven quien representa la jurisdicción de Ajax/Pickering, cuyo perfil estudiaremos más adelante. Ahora analicemos si esto es parte de una estrategia política del partido en poder, o realmente es un cambio al lineamento de mano dura impuesto por el ministro Kenney.

 

Siempre que tengo la oportunidad de compartir con ustedes mi opinión, me gusta remitirlos al trasfondo político; todo esto en aras de brindar “información responsable”, mi caballo de batalla y lema en mi carrera profesional, sin más preámbulos analicemos la situación.

¿Será esto una estrategia política? Podría ser, recordemos qué tipo de gobierno tiene Canadá: Es una monarquía parlamentaria, partidista de representación indirecta. Pero se preguntarán y ¿todo esto qué quiere decir? Bueno, que el jefe de estado es la reina, Nuestra Majestad Isabel II, y que el jefe de gobierno es el primer ministro.

Cuando decimos que tenemos una democracia partidista representativa, quiere decir que la mayoría partidista en el parlamento serán los llamados a gobernar. Y se define como representativa porque usted escoge al representante de su jurisdicción y éste a su vez elige quien será el representante del gobierno… En resumidas cuentas, como dirían en algunos de nuestros países, hablándoles “a calzón quitao”, la reina es quien ejerce las funciones estatales, el primer ministro es quien gobierna, y el parlamento hace las leyes.

Teniendo en cuenta lo anterior, el partido en poder, Conservador, se está preparando para las elecciones del 2015, en donde tienen que ganar nuevamente la popularidad y la cartera de inmigración ha sido la piedra en el zapato para el gobierno debido a la implementación de medidas estrictas, y que yo calificaría anti-inmigrantes.

¿Será que el partido está buscando una mejor cara para obtener el voto inmigrante en las próximas elecciones? Está en ustedes analizarlo… Recuerden que es un gobierno conservador y que las directrices son regidas por el partido mismo no por quien este en ejercicio de la cartera ministerial. Sin embargo, la posición del primer ministro y su gabinete, eventualmente con nuevas ideas o propuestas, puede llegar a cambiar.

Ahora bien, podría este nuevo ministro brindar nuevas ideas, primero analicemos su portafolio. Nació en la ciudad de Toronto hace 44 años, lo cual implica que es una persona que está altamente familiarizada con la presencia de inmigrantes, además representa a la jurisdicción de Ajax/Pickering parte de los suburbios de la gran Toronto, en donde muchos inmigrantes han fijado su residencia, lo cual implica que la mayoría de sus constituyentes son inmigrantes. Sumado a ello vemos que cuenta con 20 años de experiencia en el exterior en diferentes cargos diplomáticos en distintos países como Rusia y Afganistan, y si a esto le agregamos su juventud, podríamos deducir que aparentemente se trata de un hombre de políticas abiertas hacia la inmigración.

Sin embargo el llamado es para que ustedes saquen sus propias conclusiones y para que además se detengan a pensar en que es de ustedes la RESPONSABILIDAD de elegir a nuestros gobernantes.

Nuestra indiferencia o participación puede llegar a cambiar las políticas existentes de inmigración. Políticas que han condenado a muchos a una deportación a países inseguros, o la falta de categorías realistas, para una inmigración de trabajos calificados que realmente sean la solución para miles de empleadores desesperados por mano de obra. Apelando a las bien delineadas campañas de prensa que siempre hablan de inmigración rápida, correcta y de un mejor sistema de inmigración, que esto sea real en relación a una evaluación pronta, con celeridad, y apegada a los principios y objetivos de nuestra acta de inmigración.

Si tiene alguna pregunta o alguna inquietud concerniente al tema de inmigración puede escribirme a agb@angelicagonzalezblanco.com.

Angélica González Blanco